Entradas

Mostrando entradas de 2016

Patias

Hace mucho tiempo nacieron dos hermanas que, sin saberlo, cambiarían todo su mundo.
Las niñas fueron creciendo y, con los años, también creció su poder. Juntas, todo el mundo las quería. Apatia era serena, seria y era incapaz de sentir absolutamente nada. Empatia era el contrapunto de su hermana: alegre, vital y un manojo de sentimientos y emociones constantes y muy intensas.
Juntas aportaban estabilidad y felicidad a todos los que estaban cerca de ellas.
En cambio, todos los habitantes temían cuando sólo una se dedicaba a pasear por las calles del lugar.
Cuando Apatia salía a jugar, reinaba un caos silencioso, tenue, triste. Cuando era Empatia la que paseaba sola, todo era extremadamente ruidoso, exagerado, intenso.
Aquel lugar las necesitaba a las dos, juntas, para poder estar en armonía y paz.
Pero un día, Empatia cayó muy enferma. Una edad de hielo se había instalado en su alma y su esencia. No podía salir de su habitación, ni siquiera de su cama, estaba muy malherida y, aunq…

Lo siento

De verdad que lo siento. Pero ahora mismo sólo sé sentir repulsión.

Cuando todo te sobrepasa

El carnet de conducir.
El vestido.
Las oposiciones del Maestranza.
El trabajo.
Los horarios.
Los compromisos.
Mis amigos.
Escribir.
Ser ama de casa.
Ser sociable.
Tener reuniones de más trabajo.
Hablar de trabajo.
Pensar en trabajo.
Vivir para el trabajo.

Tengo una obsesión. No sé si es más o menos sana, pero es mi obsesión. Y mi obsesión es vivir. Me obsesiona el hecho de que 25 años sólo los voy a tener ahora, al igual que no voy a volver a tener 18 ni 22 años.
Siento que he podido vivir mucho más de lo que lo he hecho. Y, aunque no me pesen mis decisiones, o lo que he hecho hasta ahora, quiero aprovechar el tiempo. Quiero vivir. Quiero recordar cada año de mi vida por algo excepcional. No quiero que se me escapen los años viviendo menos para sobrevivir más.
Y no puedo. Vivir mi vida es demasiado caro. Querer ser independiente, vivir con mi novio, poder casarme, tener hijos. Es demasiado caro. No, no hablo de dinero. Hablo de vida. No conformarse es caro. Y a veces, nuestro cuerpo t…
Sigue faltándome algo contigo, ¿verdad?

Razón

Hay veces que puedo tener razón. Hay veces que puedo no tenerla. Soy humana. También me equivoco.
Pero que yo tenga que tener toda la paciencia del mundo y a la más mínima yo tenga que estar rogando perdón es algo que me toca mucho, pero mucho los cojones.
Así es como consigues lo que consigues.
Ojalá no me quemaras tanto como lo haces, porque arder duele.

El hostiazo de realidad

Ya no me quieres.
Lo odio. Lo odio con todas mis fuerzas. 
Odio la repetición y odio la sordera de las conciencias. Odio suplicar y odio agachar la mirada cuando lo que necesito es un beso. 
Odio estar mal porque me encuentro dentro de mi estado natural. Odio no querer dar el primer paso, odio no poder decir "no pasa nada, cariño, todo está bien". Porque no, no está bien. Cómo va a estar bien. Estoy cansada y triste. Y tengo ganas de dejarlo todo, meter mi cámara y mis sueños en una maleta y volar hasta que mis miedos se aburran, mis sentidos se refresquen y mi cámara haya visto los lugares más bonitos que pueda imaginar.
Quiero estar bien. Confiar. Pasármelo bien como al principio, caminar sin tener que tirar, sin mochilas, sin cargas, sólo con el calzado cómodo que es andar al mismo ritmo.
Quiero reirme en la cama, hablar del mundo delante de un café y ver cómo los dos conseguimos nuestras metas, porque los dos luchamos por ellas.
Quiero que me tapen los ojos mientras paseo y me digan "quie…
ME DESESPERAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAASSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!!!!!

Más de lo mismo.

No me mereces.

Harta

Estoy harta.

Estoy harta de que seas una puta marea de desidia que arrastra a la gente. Estoy harta de darlo todo por ti y que tú te dejes hacer. Estoy harta de tu puta buena suerte. Estoy harta de luchar por que no me arrastres a la desgana y al "que las cosas me caigan del cielo".

Me cansa. Me cansas. Tu tontería, tu chulearme, tu falta de palabra día sí y día también.
Me estancas.
Y yo, estancada, me pudro.

Bien de coherencia.

Me enfado porque tu ves una peli que hemos mil veces pero ahora yo me veo toda una temporada sin preguntarte si quiera.

Tienes toda la razón

... no me mereces.

Lucas

Cuando deje de envidiar la relación de Lucas y Sara será cuando haya encontrado a mi persona perfecta.

Rabia

Cuando tú me llamas ansias, yo me califico de apasionada. Cuando tú me llamas ansias, yo me califico de previsora. Cuando tú me llamas ansias, yo me califico de trabajadora. Cuando tú me llamas ansias, yo me califico de detallista. Cuando tú me llamas ansias, yo me estoy preocupando de que no me decepciones. Otra vez.

Cuando tú me llamas excesiva, yo me llamo meticulosa. Cuando tú me llamas excesiva, yo me llamo activa. Cuando tú me llamas excesiva, y me llamo independiente. Cuando tú me llamas ansias, yo me llamo sentimental. Cuando tú me llamas excesiva, yo me llamo generosa.

Vivo mi puta vida como me sale del coño vivirla, me da igual que me llames ansiosa o excesiva, soy así, y, aunque uséis palabras que duelen...

Sé que no encajo donde me etiquetáis.

Soy detallista, cariñosa, me gusta hacer las cosas a lo grande, soy entusiasta, sentimental, trabajadora, meticulosa, precavida, amo como mejor sé y le doy a la gente a la que amo todo lo que puedo, y más.

Y si vosotros dos no tuvies…

Cosas que escribía

Sería precioso que, al hablar de mi, terminaras con un “…y tiene unos lunares preciosos en sitios raros. En la mano izquierda, tiene uno en el dedo índice, muy cerca de la uña, y también otro en la muñeca de la misma mano. Y no puedo olvidarme del que tiene en la mejilla derecha, que se esconde cuando llora. Pero cuando yo estoy, nunca se esconde, porque nunca permito que llore.”
Un día más.
Otra decepción.
Me gustan esos días excepcionales en los que lo único que hacemos es dormir, comer y follar.

Otra vez.

Y la comida, otra vez fría.

Magia

Éramos magia. Cada célula nuestra irradiaba magia. Éramos mágicos juntos.
Éramos. Sí, éramos.
Nuestras despedidas interminables cada noche. Nuestros te echo de menos. Nuestros ojos, encontrandose durante minutos y minutos y minutos.
Nuestros paseos hasta el parque de maría luisa y simplemente hablar.
Ser felices.
Hacer planes.
Querernos.
Vivir.
Tengo que hacerme a la idea de que nunca más seremos magia. Nunca más brillaremos.
Qué pena, porque la echo de menos.
Te echo de menos. Al que me hacía feliz.

Querer

Y sabes qué?
Que me voy a querer a mi y la voy a querer a ella.
Y voy a dejar que me quieran.
Por mi y por mis compañeras,
Pero por mi primera.

Magia.

Estábamos llenos de magia.
Hasta que nos vaciamos. No me gustan las cosas sin magia.

Buenas noches

No me gusta esto. No me gusta estudiar para conseguir plaza en un sitio al que no pertenezco.
Yo no estoy hecha de esa pasta. Pero de repente es todo muy oscuro y muy confuso y todo es una mierda, joder.
Porque no quiero esto pero, qué otras opciones hay? Dónde me meto?
Siempre pensé en perseguir mis sueños. Hoy en día sé que jamás conseguiré nada. No podré vivir de actriz. No podré vivir del cine. No podré vivir de la televisión, ni de la fotografía, ni de la radio.
No podré avanzar en lo que me gusta porque estoy destinada a...
A no cumplir mis sueños ni mis metas.
Es hora de aceptarlo.
Buenas noches, mundo de mierda.

Quererte

Cuando quererte me gusta y me da pereza a partes iguales.
Cuando te quiero con locura, pero me apetece acomodarme yo ahora.
Tranquilita, a esperar que vengan.
Y mis ojos se convirtieron en lluvia.
Y regaron con agua y sal mis mejillas yermas, intentando llegar hasta mis labios para formar una sonrisa.
No lo consiguieron.

Al final lo has conseguido.

Muchas veces lo decía a la ligera. Era una frase más dentro del discurso, dentro de mi necesidad de concienciarte. Pero al final lo has conseguido: Me estás perdiendo.

¿Por qué?

¿Por qué me siento tan mal por sentirme desilusionada y apagada? ¿Por qué cada vez que acaban las cosas así aprece que a ti no te importa, que te da igual que todo se quede tal y como está y yo siento un vacío tan grande aquí dentro? ¿Por qué necesito que me busques y en cambio no puedo parar de mirar whatsapp para mendigar unas migajas de voluntad, ganas, ilusión, amor? ¿Por qué no consigo que te des cuenta de las cosas, de lo menospreciada que me siento? ¿Por qué todo el mundo me entiende, menos tú? ¿Por qué cada día estas ganas de llorar?
¿Por qué, siendo como soy, me duele tantísimo el simple hecho de pensar que puede que no estemos juntos para siempre si la inmensa mayoría de las veces... No me haces feliz?
22:22
A tomar por culo el orgullo.
Y odio, odio ceder siempre. Odio esta puta mierda, odio todo esto, odio no estar bien, odio quererte tanto y no sentir que tú me quieras igual...
Odio quererte tanto porque me impide ser libre de verdad.
Soy libre, pero no me siento libre. Qu…

Decepciones

En realidad es muy triste cuando aciertas no esperando nada de alguien. Cuando la decepción sólo reside en ti mismo porque en el fondo tenías algo de esperanza.

Después te prometen que no volverán a decepcionarte. Y tu volverás a enfadarte contigo mismo porque, en el fondo, volviste a confiar.