Decepciones

En realidad es muy triste cuando aciertas no esperando nada de alguien. Cuando la decepción sólo reside en ti mismo porque en el fondo tenías algo de esperanza.

Después te prometen que no volverán a decepcionarte. Y tu volverás a enfadarte contigo mismo porque, en el fondo, volviste a confiar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas que escribía

Harta