Y mis ojos se convirtieron en lluvia.
Y regaron con agua y sal mis mejillas yermas, intentando llegar hasta mis labios para formar una sonrisa.
No lo consiguieron.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sales ganando, como siempre.

Cosas que escribía

Harta